La Diputación destinará 825.000 para reactivar la economía a través de las agencias de desarrollo

Oarsoaldea percibirá 98.500 euros para realizar distintas actuaciones anticrisis.

El objetivo es amortiguar el impacto de la crisis en el empleo y la actividad económica, y sentar las bases para la recuperación.


La Diputación de Gipuzkoa ha dado a conocer este miércoles la concesión de las subvenciones del programa para reactivar el tejido socioeconómico del territorio a través de la contribución de la perspectiva comarcal, a las que se destinarán 825.000 euros entre 2020 y 2021. Se impulsan a través de este programa estrategias, capacidades y dinámicas de ámbito comarcal para reactivar el ámbito socioeconómico con el objetivo de mantener y potenciar la actividad económica, el empleo, la capacidad competitiva y la cohesión social de las comarcas, «un desafío más urgente que nunca ante la crisis ocasionada por la pandemia. La colaboración ha sido siempre una de nuestras fortalezas, y debe seguir siendo el faro que nos alumbre en esta situación», según ha señalado el diputado foral de Promoción Económica, Imanol Lasa.

Según ha destacado el diputado, las once comarcas de Gipuzkoa se verán beneficiadas con este programa de ayudas. La Agencia de Desarrollo de Bidasoaldea percibirá 97.500 euros; Oarsoaldea, 98.500; Fomento San Sebastián, 50.000; Goierriko Ekimena, 73.000; Iraurgi Lantzen, 68.000; La Agencia Comarcal de Debabarrena, 82.000; Tolosaldea Garatzen, 65.000; Urola Garaia, 67.800; las mancomunidades de Debagoiena y Urola Kosta, 75.000 y 74.200, respectivamente; y el Ayuntamiento de Andoain 74.000, para desplegar un plan de reactivación económica en la comarca de Beterri.

La convocatoria persigue, a corto plazo, minimizar el impacto del Covid-19, fortaleciendo las capacidades de las entidades de ámbito comarcal con el apoyo a las pymes y los autónomos como máxima prioridad. A medio-largo plazo, se quieren consolidar redes y alianzas de ámbito comarcal, para poder desarrollar estrategias de promoción económica adaptadas a las peculiaridades de cada comarca, con base en sus fortalezas y debilidades, que den respuesta a los nuevos retos y oportunidades acarreados por la pandemia. «Fundamentalmente, queremos aprovechar la cercanía de las agencias de desarrollo y los agentes comarcales, su conocimiento y capacidad de penetración en el tejido económico, para amortiguar el impacto de la crisis en el empleo y la actividad económica, y poner de forma colaborativa las bases para una recuperación lo más rápida posible», ha afirmado el diputado.

La máxima prioridad es ofrecer cobertura a las pymes y a los autónomos, muy golpeados por la crisis

Estas ayudas van a priorizar proyectos que fomenten procesos y dinámicas que contribuyan a minimizar las consecuencias de la crisis generada por la Covid-19 e impulsar la reactivación socio-económica que se encuadren en los supuestos siguientes: análisis de la situación de la comarca, utilizando herramientas de análisis estratégico -PESTEL, DAFO…-; fijar líneas de trabajo y prioridades derivadas de la actualización del Plan Estratégico Comarcal; realizar un mapeo socio-económico de los agentes de la región; y proporcionar los recursos necesarios para la sostenibilidad de las actividades económicas en la comarca.

Todos los proyectos tienen en común la aspiración de minimizar el impacto del Covid-19 en la actividad económica y el empleo, especialmente entre los sectores más vulnerables, partiendo de un modelo de gobernanza colaborativo que aglutine a instituciones, empresas, asociaciones y ciudadanía, entre otros. «Compartimos con las comarcas una visión basada en la promoción de la actividad económica, como base para fortalecer la cohesión social que caracteriza Gipuzkoa. Hay una serie de valores que caracterizan nuestra forma de hacer, que nos han permitido superar situaciones muy complicadas anteriormente, y que lo harán también en esta», ha reivindicado Lasa.

Especificidades de cada comarca

En cualquier caso, ha aclarado que cada proyecto tendrá sus peculiaridades, adaptadas a la realidad socioeconómica de cada comarca, y al impacto de la pandemia en cada una de ellas. Así, Debabarrena pondrá el foco en el apoyo los autónomos y las microempresas; Urola Kosta, en el talento y los nuevos nichos de empleo; Oarsoaldea, Urola Erdia, Urola Garaia, Beterri y Debagoiena realizarán distintas actuaciones anticrisis y ligadas a la competitividad; Goierri incidirá en el emprendizaje y el tejido industrial, sin dejar de lado sectores especialmente daminificados como el comercial y el hostelero; Donostia se centrará en el apoyo al emprendizaje vía asesoramiento y ayudas; Tolosa abordará el impacto de tendencias en auge como la digitalización, así como una estrategia de futuro para el turismo; Bidasoaldea fomentará la transformación hacia el modelo de economía circular.

Estas actuaciones se deberán realizar en el período comprendido entre el 14 de marzo de 2020 y el 30 de abril del año 2021. Al igual que en las convocatorias esenciales del departamento de Promoción Económica, se ha mantenido la dotación presupuestaria de este programa, con el fin también de facilitar recursos a los agentes comarcales, que han tenido que centrar sus esfuerzos a corto plazo en paliar las consecuencias de la crisis, con el consiguiente impacto en su situación económica.

oarsoaldeaweb



Oarsoaldea